Violencia de género

La lucha efectiva contra la violencia que padecen las mujeres debe desarrollarse en el espacio de la vida pública, porque se trata de una flagrante violación de los derechos humanos que hay que combatir con toda la fuerza y todos los instrumentos del sistema democrático, para impedir que día a día se siga practicando esa especie de terror de puertas adentro del hogar por quienes de puertas afuera pretenden aparecer como ciudadanos de intachable conducta.
 
Castilla-La Mancha fue una administración pionera con la  Ley 5/2001, de 17 de mayo, de Prevención de Malos Tratos y Protección a las Mujeres Maltratadas, que supuso una herramienta eficaz para combatir la violencia de género, así como un instrumento para garantizar las medidas de asistencia jurídica a mujeres víctimas de violencia y para hacer efectivo el asesoramiento y la asistencia letrada en juicio.
 
La Administración Regional ha creado una amplia Red de recursos de protección a las mujeres maltratadas, que proporcionan asistencia para la recuperación psicológica, social, y económica a las mujeres víctimas de malos tratos y a sus hijos e hijas.