En esta semana... homenajeamos a María Moliner

En esta semana... homenajeamos a María Moliner

 

María Moliner nació en Paniza (Zaragoza) el 30 de marzo de 1900. Entre 1918 y 1921 cursó la Licenciatura de Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza, en la sección de Historia obteniendo sobresaliente y Premio Extraordinario.  En 1922 ingresó en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, y obtuvo como primer destino el Archivo General de Simancas.  Tras una breve estancia en Simancas, María Moliner se trasladó al Archivo de la Delegación de Hacienda de Murcia.
A principios de los años treinta, se traslada con su familia a Valencia, incorporándose al Archivo de la Delegación de Hacienda de esa ciudad, donde comienza su participación en las empresas culturales que nacen con la II República, colaborando además con las conocidas como Misiones Pedagógicas.
Destaca la colaboración de esta increíble mujer  en la Escuela Cossío, inspirada en la Institución Libre de Enseñanza; allí impartió clases de Literatura y Gramática, formando también parte de su Consejo Director como vocal
En septiembre de 1936 la llaman para dirigir en la Universidad de Valencia la Biblioteca universitaria, pero ya en plena guerra civil a finales de 1937 tuvo que abandonar el puesto para entregarse de lleno a la dirección de la Oficina de Adquisición y Cambio Internacional de Publicaciones para trabajar como vocal de la Sección de Bibliotecas del Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico.
En el año 1937 escribió unas Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas que se publicaron sin nombre de autor en Valencia. Estas indicaciones fueron muy aceptadas en España y en el extranjero.
La gran capacidad de María Moliner va a quedar plasmada en las directrices que redacta como Proyecto de Plan de Bibliotecas del Estado, las cuales se publicarán a principios de 1939.
En 1946 pasará a dirigir la biblioteca de la E. T. Superior de Ingenieros Industriales de Madrid hasta su jubilación en 1970.
En esta nueva etapa María Moliner se dedicará a lo que más la interesaba y que eran las palabras, y en torno a 1950 comienza a trabajar en lo que será el Diccionario de uso del español conocido como Diccionario María Moliner que publicará la Editorial Gredos entre los años 1966 y 1967 en 2 volúmenes con unas 3000 páginas en total.
En 1972 fue la primera mujer cuya candidatura se presentó en la Academia de la Lengua, pero finalmente no entró en la Institución.
Murió en 1981 a causa de una enfermedad degenerativa dejando inacabada una segunda edición del diccionario, pero dejando un legado maravilloso como mujer, bibliotecaria y lexicógrafa.
FUENTES

 

 

 

 
 
 

Tabs