Enciclopedia de Mujeres "Oliva Sabuco"

Amalia Avia Peña

Amalia Avia Peña

Pintora. Académica de la Real Academia de Bellas Artes de Toledo [Santa Cruz de la Zarza, 1930-Madrid, 2011]
Su infancia marcada por la guerra y la posguerra transcurre entre su pueblo y Madrid, tras la muerte de su padre durante la contienda. Se forma como pintora en los 50 en el estudio madrileño de Eduardo Peña. En esa década conoce a muchos de sus amigos y posteriores compañeros de generación como Esperanza Parada, Antonio López, Julio López y el que será su marido, Lucio Muñoz. Francisco Nieva se refería a su pintura realista, nunca hiperrealista, como el retrato de la melancolía barojiana.
*Retrato Archivo Fotográfico Web de Lucio y Amalia
 
 

ANA DE SAN BARTOLOMÉ

ANA DE SAN BARTOLOMÉ

 
La Beata Ana de San Bartolomé se llamaba Ana García Manzanas y nació en Almendral de la Cañada (Toledo) el 1 de octubre de 1549.
 
A los nueve años perdió a su madre y, un año después, a su padre. Pronto sintió vocación religiosa, pero sus hermanos no apoyaron su decisión de ser carmelita y por ello sufrió grandes contradicciones que repercutieron sobre su salud, llegando a enfermar gravemente.
 
Entonces sus hermanos ofrecieron una novena al apóstol San Bartolomé por su curación y el día de su fiesta, 24 de agosto de 1570; se curó repentinamente. En gratitud al Apóstol que ella consideró siempre su gran intercesor le eligió para su nuevo nombre de carmelita descalza.
 
Fue la primera hermana de velo blanco, que Teresa de Jesús admitió en su primer Carmelo, cuna de su Reforma.  Ana de San Bartolomé se convirtió en su compañera inseparable, hasta tal punto la quiso y la valoró Santa Teresa que, cuando sintió que llegaba la hora de su muerte, la reclamó junto a sí para morir entre sus brazos, convirtiéndose en su heredera espiritual.
 
Fue reclamada por la infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II y entonces Soberana de los Países Bajos, llegó a Flandes para fundar el Carmelo de Amberes, del que fue priora hasta su muerte. La Infanta siempre mostró un gran aprecio por esta hija predilecta de Santa Teresa y pronto Ana de San Bartolomé se convirtió en su fiel amiga y consejera.
 
En Flandes vivió Ana de San Bartolomé los últimos años de su vida con gran fama de santidad, que, al igual que le ocurrió a Santa Teresa en Castilla, la envolvió sin ella poderlo evitar.
 
Todo tipo de personas, desde los humildes campesinos hasta las gentes de más alta alcurnia, acudían a su Carmelo para pedirle su consejo y su bendición. Fue consejera y amiga de los soldados y generales de los famosos Tercios de Flandes que recurrían a ella para implorar su bendición y prender unas letras suyas en la coraza como salvaguarda y protección en la batalla.
 
Murió como ella quiso, rodeada de sus hijas y sin llamar la atención, el atardecer del domingo 7 de junio de 1626, festividad de la Santísima Trinidad, misterio del que era muy devota. Pero no pudo impedir que cientos de personas de toda condición social se acercasen hasta su querido Carmelo para venerarla como una santa.
 
Reyes, príncipes y rectores de las más importantes universidades enviaron al Papa cartas solicitando su pronta beatificación, pero, a pesar de los numerosos milagros, el proceso se alargó interminablemente en el tiempo, en gran parte por las circunstancias políticas que atravesó Flandes hasta que en 1830 se constituyó el reino católico de Bélgica. Al fin el 6 de mayo de 1917, en plena Primera Guerra Mundial, culminó el proceso y el papa Benedicto XV beatificó a esta ilustre carmelita toledana.
 
Fuentes consultadas:
Asociación “Amigos de Ana de San Bartolomé” 
http://www.anadesanbartolome.org/ana.html
 
 

Catalina Sandalia Simón Fernández Verdugo/ Artista autodidacta

Catalina Sandalia Simón Fernández Verdugo/ Artista autodidacta

(VillacañasToledo 1902-1987), más conocida como “Tía Sandalia”, fue una artista española autodidacta, representativa del Arte naíf más popular.
Mujer fuerte de carácter, cuerpo y alma y escaso nivel económico. Aunque no sabía leer gozaba de una inmejorable memoria siendo una incomprendida en la época que le tocó vivir.
Tía Sandalia comenzó a hacer esculturas y pinturas para explicarles a sus hijos la Historia Sagrada. No tenía ninguna formación artística formal y la mayoría de sus modelos procedía de imágenes de culto cercanas, estampas y la imaginería popular.
Dedicó su vida a plasmar en formas y colores la religiosidad y el espíritu que la animaba, no encontrando mejor sitio para hacerlo que las paredes y las habitaciones de su casa. Yeso, cal, pinturas al temple, cartón, telas, alambre, ramas, alambre y elementos naturales como su propio pelo... cualquier material era la excusa adecuada para formar su museo particular y poder enseñar a sus hijos, y a todo el que se acercara, aquella “su Historia Sagrada” robada durante la Guerra.
A su muerte su obra fue legada al Ayuntamiento de Villacañas, ocupándose la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid de su traslado, conservación y ambientación real en el actual enclave.
Conforman dicho Museo pinturas al fresco, 40 bajorrelieves, 66 esculturas exentas y 26 lienzos.
 
Fuente:
Zaragoza Sesmero, V., 2021. En la frontera del mito (Tía Sandalia). BESANA: Revista de estudios e investigación de la casa regional de Castilla-La mancha en Madrid, (nº 36 Segunda época nº3.), pp.5-18.
www.aytovillacanas.com
https://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%ADa_Sandalia
 
 
 
 
 
 
 

Elvira Moragas Cantarero

Elvira Moragas Cantarero

Lillo (Toledo), 1881 - Madrid, 1936. Colegiada 42
Primera mujer colegiada en el Colegio de Farmacéuticos de Madrid en el año 1918.
Descendiente de una dinastía de boticarios de origen burgalés, Elvira se inclinó por los estudios de Farmacia guiada por su padre, el farmacéutico Ricardo Moragas Ucelay.
Fue una de las primeras mujeres admitidas como alumna en la Universidad de Madrid. Sus estudios en la Facultad de Farmacia (1899-1904) le convirtieron en la décima titulada en Farmacia en el año 1905, y la quinta por la Universidad de Madrid.
A la muerte de su padre, se ocupó de la regencia de la farmacia familiar de la calle San Bernardo 11 y, tras el fallecimiento de su madre en 1911, se hizo con la propiedad. Permaneció al frente del establecimiento hasta que su hermano, Ricardo Moragas, finalizó sus estudios y la relevó. Colaboró desde 1911 como farmacéutica municipal, encargada del despacho de medicamentos.
Militó en Acción Católica a través de la parroquia de San Marcos.
Con 34 años (1915) ingresó en el Convento de Carmelitas descalzas de Santa Ana y San Juan, y desde allí siguió dirigiendo la oficina de farmacia hasta 1916. Cambió su nombre por el de María del Sagrario de San Luis Gonzaga, y desempeñó en varias ocasiones el cargo de priora de la comunidad.
Durante los primeros días de la Guerra Civil tuvo que abandonar el Convento. Fue detenida y trasladada a la checa de Marqués del Riscal, en agosto de 1936. Esa misma noche fue fusilada en la Pradera de San Isidro. Ha sido beatificada por Juan Pablo II el 10 de mayo de 1998.
 
 
 
 
 

Isabel González-Alegre Fanjul

Isabel González-Alegre Fanjul

Empresaria de las telecomunicaciones.
[Toledo, 1867- Aranjuez, 1937]
 
Aunque sus orígenes familiares proceden de Asturias, nuestra ilustre paisana nació en Toledo y contribuyó de manera decisiva al progreso de la ciudad en el siglo XIX al implantar el teléfono en la actual capital de Castilla-La Mancha en 1890. Era una mujer muy culta que hablaba francés y leía con voracidad cualquier tipo de libros. Se casó con el juez progresista Rafael Corcuera y fundó junto a él la primera concesionaria de servicio telefónico de Toledo, figurando esta a nombre suyo, algo inusual en aquellos años. Sin duda, fue una de las grandes pioneras del mundo empresarial de su época.
 
*Retrato correspondiente al portal Fábrica de la Memoria.

Páginas